Madre con bebé en el posparto

El Posparto: conoce las consecuencias del parto natural

Mucho se habla del embarazo, del parto y del bebé, pero poco se habla de lo que sucede con nosotras en el posparto.

Es tan importante conocer lo que sucederá con nuestro cuerpo y emociones también, para comprendernos y saber como atendernos en esa fase en la que toda la atención está puesta en el bebé.

El embarazo nos cambia tanto física como emocionalmente, y luego del parto sigue el proceso por algún tiempo.

Consecuencias a nivel físico que se experimentan en el posparto

  • Flujo o secreción vaginal

El flujo podría ser rojo y pesado durante los primeros días del posparto. Esto puede deberse a que se esté expulsando la membrana mucosa que reviste el útero durante el embarazo. De manera que el flujo puede estar compuesto por esta membrana y sangre también.

Al pasar los días, irá cambiando el aspecto y color, de marrón a blanco amarillento, por ejemplo.

  • Inflamación vaginal que puede continuar en el posparto

Si tu parto vaginal te ocasionó un desgarro o te realizaron una episiotomía, será normal que sientas inflamación y dolor por algunos días. La herida una vez cicatrice dejará de doler y ya no te molestarían los puntos, al sentarse, caminar o toser.  

  • ¿Contracciones en el posparto?

Si, aunque suena extraño es normal que algunas madres sientan contracciones o dolores posparto que pueden ser similares a los cólicos menstruales. También llamados entuertos, que evitan hemorragias, ya que, comprimen los vasos sanguíneos del útero.

También es normal que aparezcan gracias a la liberación de la hormona oxitocina, si estás amamantando a tu bebé.

  • Incontinencia urinaria

Los músculos del piso pélvico (que sostienen el útero, la vejiga y el recto), se ven afectados por el estiramiento ocasionado durante el trabajo de parto y expulsión vaginal. Esta situación es la que genera el escape de orina al realizar algún esfuerzo, toser o reír. Puede mejorar en medio en pocos días durante el posparto, aunque si persisten a largo plazo, te puedes ayudar tonificando los músculos del piso pélvico con ejercicios de Kegel (contrayendo y estirando los músculos por unos segundos varias veces al día, por ejemplo: 15 veces seguidas por 3 veces durante el día).

  • Hemorroides en el posparto

Es poco frecuente, sin embargo, no te alarmes puede darse que los vasos sanguíneos se inflamen y se noten las hemorroides en el recto. En pocos días podrás notar que se han desaparecido, para lograrlo sin mayores molestias, debes cuidar la alimentación (consume fibra, frutas y tomar mucha agua). En caso de que se demoren, consulta a tu médico.

  • Escalofríos

Durante el posparto se puede ver afectado el termostato interno, debido a la adaptación del cuerpo a las nuevas concentraciones hormonales y a los nuevos niveles del flujo sanguíneo.

  • Pechos o mamas sensibles durante el posparto

Se debe principalmente a la congestión producida por la leche materna que está subiendo a las mamas. Una vez se alimente al bebé de manera natural o se tenga que usar el extractor, se irán aliviando. Y en ese sentido irá desapareciendo la sensibilidad al cabo de unos días.

  • Caída del cabello

Durante el embarazo el cabello nos crece de manera acelerada debido a los altos niveles de hormonas. Cuando en el posparto se empiezan a disminuir los estrógenos, también empieza a caer el cabello.

  • Manchas en la piel y estrías

Mujer con estrías luego del parto

En el posparto te iras percatando de que el tono de la piel va tomando su color natural, en este sentido hay muchas probabilidades de que cambie a tu favor. En el caso de las estrías, lamentablemente no desaparecerán, solo podrán atenuarse solas y con ayuda de cremas que te nutran la piel. 

  • Nuestro peso

El peso que hemos ganado durante el embarazo lo vamos a ir perdiendo poco a poco durante el posparto. En principio debemos descontar el peso del bebé, la placenta y el líquido amniótico, que se estima entre 5 y 6 kilos aproximadamente.

A medida que van transcurriendo los días, iras perdiendo el liquido que fuiste reteniendo. Si a eso le sumas que estas amamantando, haces algún tipo de ejercicio (dentro de lo permitidos en tu reposo) y llevas una buena alimentación, recuperaras tu peso ideal o al menos el mismo que tenías antes del embarazo.

Consecuencias emocionales que puedes experimentar en el posparto

  • Cambios de humor

Muchas madres, en especial las madres primerizas experimentan cambios de humor, ya que, el nacimiento del bebé produce una mezcla o desorden emocional importante. Además, por las alteraciones hormonales, pasamos de estar felices a sentir mucho miedo y ansiedad. De igual manera, porque nos cuestionamos el hecho de poder con toda esa nueva responsabilidad.

  • Inseguridades que te alejan de tu pareja y de las relaciones sexuales

A pesar de estar en condiciones y pasado el tiempo de reposo, a muchas mujeres les cuesta retomar su vida en pareja, en especial la intimidad y relaciones sexuales con su pareja. En principio por la inseguridad que se genera ante la recuperación del estado de salud y aspecto físico. Recuperarnos corporalmente afecta o influye también en nuestra autoestima. Es recomendable darse el tiempo que sea necesario, evitar más presiones en medio de la ansiedad que genera la nueva vida con el bebé.

  • Tristeza posparto

Es muy normal, y generalmente esta asociada a los cambios corporales y hormonales, así como a la transición entre la vida anterior y la que corresponde vivir ahora con el bebé. Además de una cierta auto presión por el cuidado del bebé y adaptación a él. Normalmente esta etapa de tristeza desaparece a medida que se va ganando confianza tanto en ti misma como en el bebé. Al cabo de 1 o 2 semanas pudiera haberse superado.

  • Depresión posparto

Madre en depresión posparto

Es diferente a la tristeza, es un estado más sensible y complejo. Aunque no afecta a todas las madres (se dice que entre el 10% y 15%), es de mucho cuidado, ya que, afecta por largo tiempo el estado de ánimo, persistiendo unos altos niveles de ansiedad y tristeza constante. Puede llegar a durar mucho tiempo, inclusive hasta un año luego del nacimiento del bebé.  

La atención debe ser más con un profesional que pueda tratar las dificultades que se te estén presentando más allá del ánimo, como, por ejemplo: perdida del apetito, limitaciones para acerté cargo del bebé y cumplir con las tareas diarias, cansancio frecuente. Y lo que es peor, si te llegan pensamientos negativos que te hagan pensar en hacerte daño a ti y a tu bebé.

Madre, en el posparto dedícate a comprenderte, se empática contigo misma, dedícate tiempo (el que puedas) para asimilar que lo que vives, para aceptar los cambios y en consecuencia ocuparte de tu recuperación tanto física como mental.

Importas tanto tu bienestar, como el del bebé. Si tú no estás bien, difícilmente lograras que tu bebé y hasta tu pareja lo estén igual.

El posparto pasará y quedarás con tu nueva y hermosa realidad, ¡tu maternidad!.

Mayra Rengifo

Créditos imágenes: gettyimages

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *